¿Debería darle chupete a mi bebé?

Una de las dudas existenciales que atravesamos muchas madres y padres es si dar o no el chupete a nuestro pequeños. El uso del chupete tiene algunos riesgos, así como otros factores que parecen ser beneficiosos, pero cuando de criar se trata, la regla que mejor funciona es la que mejor le sirva a cada mamá y a cada bebé. Así que, acá compartimos algunas inquietudes generales sobre este tema.

¿Debería darle chupete a mi bebé?

chupete-de-bebé-color-rosa

Una de las preguntas que puede inquietarnos cuando somos padres es si dar -o no- el chupete a nuestros hijos. El uso del chupete es controversial ya que hay pros y contras que te obligan a tomar parte en el asunto.

Lo principal ante todo es que no debes hacer nada que contradiga tu corazón, así que lo mejor es informarse, evaluar y tomar responsabilidad.

La principal ventaja del uso del chupete está asociado a la disminución del riesgo de muerte súbita que muestran algunos estudios recientes. Si bien no se explica bien el motivo, lo cierto es que hay una incidencia en el uso y riesgo del SIDS (por sus siglas en inglés, Síndrome de Muerte Súbita del Lactante).

Si tu deseo es darle chupete, considera antes que sea de silicona, de una sola pieza para evitar ahogamientos y que sea fácil de limpiar. También considera que, si estás apenas iniciando a amamantar, no es recomendable ofrecer el chupete, ya que supone una posible obstaculización del establecimiento de la lactancia materna.

Los bebés nacen con un impresionante reflejo de succión, sin embargo, succionar el chupete es muy distinto a succionar un biberón o un pecho materno. Los músculos y la fuerza involucradas cambian en cada caso.

Para succionar el pecho hay que esforzarse, así que es muy fácil desmotivarse cuando de esa botellita sale más fácil y más cantidad de alimento. En ese sentido, se desarrolla la confusión tetina-pezón haciendo que el bebé no se sienta atraído por el pecho. Pero todos sabemos que nada compite con la leche materna en nutrición, protección y desarrollo emocional.

¿Cuáles son las desventajas de usar el chupete?

Usar el chupete puede ser una solución para muchos padres. Otros, prefieren no utilizarlo porque encuentran algunas desventajas o riesgos en el chupete, tales como:

  • Crearle una dependencia: lo cual hace que el paso para que deje el chupete sea más complejo. Tarde o temprano llegará el momento en el que deba dejar el chupete. Lo que no sabemos es cómo se desarrollará ese episodio de desapego. Algunos niños se olvidan del chupete rápidamente. Los padres lo desaparecen más frecuentemente, y el bebé se distrae fácilmente con otras cosas, de modo que poco a poco va quedando en el pasado. Pero en otros casos, no es tan fácil y muchos padres le temen a este momento: “¿para qué le voy a dar algo que luego le tendré que quitar?”. De todas formas, nadie es mal padre por dar chupete a su hijo. Es cuestión de gustos y formas de hacer las cosas.
  • Deformaciones: esta es otra de las razones, el miedo a que haya una deformación de boca del niño y dientes debida al uso del chupete. Sobre esto se ha comprobado que utilizar el chupete antes de los dos años no genera ningún daño. El problema está en el uso excesivo y prolongado del chupete.
  • Retrasos en el habla: este es otro factor que pudiera deberse al uso del chupete. No es difícil imaginar que al tener un chupete en la boca, se atrevan a decir menos cosas porque tienen la boca “ocupada” en otra cosa.

¿Cómo manejar el uso del chupete de tu bebé?

bebé-acostado-con-chupete

¿Quién manda, el chupete o tu bebé? Pues ninguno. Nadie manda. Pero como madre puedes organizar el uso del chupete para que no sea algo esclavizante. Es un herramienta que, como todo en la vida, tiene su cosas positivas y otras no tanto. Lo esencial es poder aprovechar lo mejor de esa experiencia y acompañar a tu pequeño en su desarrollo.

Deja que tu bebé te guíe en la decisión:

Antes de ofrecer el chupete, espera que tu pequeño te ratifique que es eso lo que quiere. Te sorprenderás de cómo logra hacerte entender lo que quiere. Eso sí, una vez que sepa que le entiendes, no te hagas la loca y trates de distraerlo, recuerda que no es tonto. Que lo ignores le generará frustración y ansiedad. Si quieres intentar persuadirlo hazlo con toda la responsabilidad que merece y dile: “¿prefieres un poco de fruta?” o “¿y por qué no comemos algo primero?”.

Su necesidad de succión va evolucionando a medida que crece y se va haciendo cada vez menos lactante, es decir, su necesidad de succión no es simplemente hambre, es también sentirse acompañado, nutrido y sostenido. Si es mami, mucho mejor, pero si algo puede aliviar esa necesidad, que sea bienvenido.

Ofrece el chupete entre las comidas o tomas de leche:

Es importante no ofrecer el chupete antes de comer, es decir con hambre. Es preferible hacerlo después de ofrecer el pecho, entre cada comida o toma. Así su deseo de succión es distinto, porque ya ha comido, tal vez está cansado de succionar, o tal vez hasta le resulte menos indispensable.

Evita utilizar el chupete para retrasar las tomas de leche:

Es cierto que “chupete” en inglés se dice “pacifier”, lo cual significa “tranquilizador”, pero no siempre funciona como tal. No es magia. Es una herramienta que te puede ayudar a lidiar con ciertos reflejos y necesidades del bebé, pero que a medida que va creciendo, van cambiando también.

Ofrecer el chupete para intentar calmar un bebé hambriento no es una buena idea, ya que no funcionará. Si está hambriento y no estás lista, háblale e intenta calmarle con tu voz mientras aceleras el proceso para darle el pecho o el biberón. Cuando las necesidades básicas se expresan, pocas cosas negociables, y el chupete no mola en ese estado.

El chupete no te ayudará a retrasar las tomas de leche, eso sólo generará angustia, ya que el succionará para comer y al no obtener ningún resultado, aparece la frustración. Ante todo, mantén la calma y ponte manos a la obra.

Intenta darle a tu bebé el chupete para la siesta y la hora de dormir:

En cambio, resulta bastante bueno cuando el chupete, es el empujoncito que falta para la combinación perfecta de sueño y ganas de dormir, (porque está sin hambre, relajado, etc.). En estos momentos el chupete alivia su reflejo de succión, lo cual es una señal de que están en modo relax, y por ende, dispuesto a dormir.

No ates el chupete al cuello de tu bebé o a su cuna:

Algo muy importante es no atar el chupete, bajo ninguna circunstancia, a su cuello o a su cuna. Hacerlo representa un riesgo de estrangulamiento.  Eso también significa que durante la noche si se le ha caído puede que la reclame. Es lo esperable.

Cuida del chupete:

chupete-de-bebé-sobre-superficie-de-madera

Es fundamental que el chupete esté limpio y cuidado, de lo contrario representará un problema y no un aliado. Para cuidar el chupete lleva una caja o envase donde colocarlo. Cámbialo cada cierto tiempo. Esterilízalo.

No “limpies” el chupete con tu boca:

Sabemos que podemos inmunizarnos y ayudar a nuestros hijos a desarrollar mejor sus anticuerpos, pero por favor no intentes limpiar con tu boca su chupete. Lavarlos con agua siempre es una excelente opción.

Cuándo no dar chupete a tu bebé:

Si tu bebé es recién nacido, tal vez la mejor opción es que no le ofrezcas el chupete. La Asociación Pediátrica Americana (APP) recomienda esperar al menos un mes antes de introducir el chupete.

Durante el primer mes de vida se establece y consolida un vínculo muy importante: el de la lactancia materna y es muy fácil entorpecerlo con otros factores. No hay nada que calme la necesidad de madre con la que nacen los bebés. Por eso, cuando nacen, sólo requieren a su mamá: la piel de su mamá, la leche de su mamá, el olor de su mamá, los brazos de su mamá, el abrazo de su mamá y los latidos del corazón, como cuando estaban dentro del vientre.

¿Puede el chupete generar daños en la formación de los dientes del bebé?

bebé-durmiendo-con-chupete

El uso prolongado del chupete puede generar algunos problemas en la evolución del desarrollo de los dientes. El uso del chupete no debe exceder los 2 años. Muchas veces los mismos bebés rechazan el chupete superados los 2 años de edad, ya que sus necesidades ya no son las de un bebé recién nacido, pero es necesario comprender que para quitar el chupete hace falta reemplazar con nuestra presencia y amor lo que el chupete asistía. Las necesidades de un bebé de 2 años pueden ser cubiertas de muchas más formas que las de un bebé recién nacido, así que dale paso a la aventura con imaginación y presencia.

Fuentes:

Chupete sí, chupete no: ¿qué dicen los especialistas?

El chupete, ¿es bueno o malo para el bebé? Pros y contras

¿Le doy chupete a mi bebé?

Te gusto el articulo?
Share on pinterest
Share on Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Cecilia Salazar

Cecilia Salazar

@mamamistica
Mamá de 3 varones.
Investigadora especializada en temas de embarazo y educación perinatal.
Doula.
Promotora de Lactancia Materna.

Dejar un comentario

Dejar un comentario