¿Cuándo comienzan a gatear los bebés?

Una de las preguntas más comunes de las familias es: ¿cuándo comienzan a gatear los bebés? Uno de los momentos más mágicos y bonitos que vas a experimentar. Así que, es normal que estés interesado en saber cuándo se produce.

Aquí vamos a resolver tu duda, a darte trucos para que comience a gatear y a que averigües la edad exacta en la que comienzan a hacerlo .

¿A qué edad gatean los bebés?

Normalmente los pequeños comienzan a gatear entre los 6 y los 10 meses. De todas formas, no te preocupes si aún no ha comenzado a hacerlo, puede que tarde más. En algunos casos incluso hay bebés que no gatean y terminan caminando sin pasar por este paso.

Así que, no debes preocuparte por cómo evolucione estos meses y su respuesta.

Además, al comienzo hará intentos pequeños a los que puede que ni prestes atención. Sus primeros pasos hacia el gateo pueden ser arrastrarse o realizar amagos de saltitos.

Este es el primer signo de independencia del niño. Está cansado de permanecer en el mismo lugar y quiere imitar a su familia. Moverse, ir de un lado para otro sin tener que demandar la atención de los demás.

bebé-explorando

Es súper bonito ver cómo da sus primeros pasos. El bebé gateando es uno de los momentos más felices de los padres y las madres. Ver la sonrisa del pequeño en su cara a medida que se desplaza y se acerca a vosotros. Es uno de los mejores regalos.

¿Cómo aprenden los bebés a gatear?

Ahora que ya conoces a qué edad comienzan a gatear los bebés, vamos a hablar de cómo dan sus primeros pasos.

Como todo proceso mecánico, de movimiento, el bebé necesitará tener cierto control sobre su cuerpo. Por ello, lo primero que necesita es fortalecer el cuello para lograr la sujeción de su cabeza.

Una vez consiga el control de su cabeza sin necesidad de un adulto comenzará a rodar sobre sí mismo y, finalmente, logrará sentarse manteniéndose erguido. Sorprendente, ¿verdad? Pequeños pasitos que nosotros realizamos con naturalidad él comenzará a practicarlos poco a poco.

No debes presionarlo ni debes frustrarte si todavía no lo consigue. Poco a poco lo hará. Lo más importante es que estés ahí para apoyarlo y darle la mano o cogerlo, en caso de que lo necesite.

Si bien, trata de animarlo para que él mismo, por sí solo, vaya evolucionando cada día un poquito más.

El bebé es el que establece cuánto tiempo estar en cada una de estas etapas: cabeza, rotación, sentarse. Es natural que comience a explorar el entorno y que quiera moverse. Ten en cuenta que todos los seres humanos somos curiosos por naturaleza y los pequeños, más aún.

Alrededor de los 6 u 8 meses logran permanecer sentados y erguidos. Una vez lo consiguen, siguen evolucionando, tratan de utilizar sus manos como soporte principal o como apoyo. Incluso comienzan a hacer pequeños movimientos de empuje con las manos y brazos.

Algunos bebés colocan las manos entre sus piernas y se empujan hacia arriba. Esta posición se conoce como “tres apoyos”, al estar utilizando sus dos piernas y un punto de apoyo en el medio.

En este momento no tiene control suficiente en su cuerpo, en concreto, sobre su espalda. Por eso mismo tratará de sujetarse encima de sus manos para comenzar a explorar. Su torso no está fortalecido por lo que no cuenta con la libertad para permanecer erguido.

bebé-gateando-en-grama

Si lo que quiere es ir a algún lugar o alcanzar algún juguete tendrá que hacer uso de sus manos. Consiste en una tarea o un juego de exploración, de curiosidad. Quiere conseguir X cosa o quiere acercarse a su madre, levanta la mano y trata de alcanzarlo.

En algún momento verás cómo levanta sus bracitos estando boca abajo. Se apoyará en su barriga y hará fuerza con los brazos levantando la cabeza. Aquí estará demostrando que quiere comenzar a moverse y a ser un poco más independiente.

Una vez descubras este primer paso, le quedará poco tiempo para comenzar a explorar y moverse por todos los lados. Así que, ¡disfruta del proceso y no lo apures!

5 Signos de que el bebé está listo para gatear

No es sencillo de predecir cuándo el bebé puede mostrar los primeros indicios de movimiento. No obstante, hay una serie de signos que hay que tener en cuenta para ayudarlo en este proceso.

Es fundamental recordarle que no está solo, pero dejarlo libre para que evolucione solo. Recuerda que si haces fácil su camino desde bebé hasta la adolescencia, nunca se esforzará, pensará que todo está hecho.

Estos son los indicios más habituales de que está preparado para gatear:

  1. Se sienta y permanece erguido. Una vez consiga hacer esto, el siguiente paso será comenzará a explorar el movimiento.
  2. Se apoya en las manos. Se sujeta en las manos. Trata de trepar por alguna superficie o hace fuerza con los brazos.
  3. Hace fuerza con los brazos. Trata de sujetarse encima de los brazos colocándolos en medio de las piernas como un tercer punto de apoyo.
  4. Hace amagos de desplazamiento. Cuando se quiere acercar a ti o a algún objeto hace pequeños amagos de moverse.
  5. Se coloca boca abajo y se sujeta en los brazos. Cuando se pone boca abajo y se apoya en su barriguita colocando las manos en el suelo y estirando los brazos.

Si has visto estos pasos es que dentro de poco comenzará a desplazarse. Puedes ayudarlo si así lo deseas, pero ten en cuenta que él mismo debe esforzarse y ser proactivo. Poco a poco ya verás cómo lo consigue.

8 Tips para ayudar a tu bebé a gatear

Lo primero que debes saber antes de nada es que los pequeños necesitan su tiempo para comenzar a moverse. Esto se debe a que necesitan fortalecer sus músculos. Así podrán sujetarse en ellos, fortaleciendo su estructura.

bebé-aprendiendo-a-gatear

A pesar de que debes evitar que el pequeño duerma sobre su barriguita, para evitar el Síndrome de Muerte Infantil Repentina, hay que fortalecer esta zona. Esto da lugar a que muchos bebés tarden más en gatear, ya que uno de sus primeros pasos es este.

Estos son los 8 trucos que puedes hacer para ayudar a tu bebé a gatear:

  • Ponlo encima de su barriguita:

A lo largo del día el pequeño debe pasar tiempo apoyado en su barriga, boca abajo. En todo momento debe estar abajo supervisión para que no suceda nada.

Cuanto más tiempo pase de esta forma más fácil será que desarrolle la fuerza necesaria para mover su cuerpo y mantenerse erguido.

Si comienza a llorar cada vez que intentas hacerlo, puedes tumbarte en la cama o en el sofá y colocarlo encima de ti. Así apoyará su barriguita sobre la tuya y no le dará importancia.

Poco a poco prueba con otras superficies, la cama, la alfombra, el sofá… Así irá perdiendo el miedo, sintiéndose cada vez más seguro.

Ten en cuenta que es una tarea que lleva tiempo, el fortalecimiento de los músculos no será de una semana a otra.

  • Pasea con él:

Pasear con los pequeños en el carrito o en el portabebés les ayudará también a fortalecer sus músculos.

¿Cómo puede ayudarles? Muy sencillo. Ellos harán fuerza para levantar la cabeza y ver más allá del carrito, se moverán, querrán quitarse las mantas o los zapatos.

De esta forma, ayudas a que su musculatura comience a fortalecerse. Ellos querrán moverse y deberán hacerlo para conseguir lo que quieren. Y, sin darse cuenta, estarán cogiendo fuerzas para sus siguientes pasos.

  • Haz juegos divertidos

No todo va a ser trabajar y trabajar, ¡todo tiene que ser divertido!

Para que el pequeño crezca, se desarrolle y se divierta sin darse cuenta, hay que crear pequeños juegos y trucos.

Por ejemplo, el primero que te comentábamos consistía en colocarlo sobre tu barriga. Panza con panza, para que empiece a divertirse. Puedes ponerle caras o hacer sonidos para que se ría.

Otro juego consiste en que tú también te pongas boca abajo, con la barriga en el suelo – en la alfombra a poder ser para que no coja frío. Así, el bebé te verá haciendo lo mismo e irá aprendiendo. Recuerda que son animales pequeños, aprenden por imitación.

Y, por supuesto, siempre puedes recurrir a juguetes, peluches u otro tipo de estímulos que le gusten. Trata de evitar los dispositivos electrónicos para no perjudicar a su desarrollo. Opta por llamarlo para que te mire y algún peluche como un títere que puedas manipular.

  • Anímalo a seguirte:

Puedes animarlo a que se acerque a ti haciéndole movimientos con las manos para que se acerque. También puedes utilizar algún objeto brillante que le guste.

En seguida verás cómo levanta la manito para querer acercarse a ti. En este momento puedes ponerlo encima de su barriga para que trate de moverse un poquito.

Es importante que comiences a trabajar la frustración desde que es pequeño. Debe aprender que debe conseguir las cosas por sí solo, que no se les da todo hecho, pero siempre con cariño.

Si después de 5 minutos tratando de alcanzarte acércate un poquito más y otro poquito, para que vea que puede conseguirlo.

  • Juegos con movimiento:

Puedes utilizar juguetes que tengan movimiento para que el bebé comience a seguirlos.

bebé-y-juguete

Estos pueden ser pelotas, coches, trenes, muñecos que también caminen o gateen. Irá aprendiendo poco a poco y querrá alcanzarlos cuanto antes.

 

  • Un pequeño túnel:

Uno de los juegos más comunes es el de los túneles. Despertará la curiosidad del pequeño y querrá entrar en el mismo para llegar al otro lado.

Puedes comprar un túnel pequeño y asomarte a un extremo para que él quiera entrar y alcanzarte en el otro lado.

Ten en cuenta que tendrás que enseñarle a entrar para que vea que es seguro. Así que, puedes comprar un túnel alto y grande, incluso podéis introduciros los dos dentro. ¡Será súper divertido!

  • Luces y música:

La música y las luces llaman la atención de los más pequeños y les animan a descubrir el ambiente que les rodea. Uno de los juguetes que más gustan para los bebés son los que proyectan luces al techo y emiten música. El pequeño querrá alcanzarlo y acercarse a él.

Como puedes ver, hay un montón de juegos y juguetes que pueden ayudar a estimular sus primeros pasos.

  • Tómalo con paciencia:

El tip más importante es que aprendas a tomar todo este proceso con paciencia. El pequeño necesita su tiempo. Se irá fortaleciendo poco a poco y dando sus primeros pasos.

Es fundamental que no lo agobies demasiado.

Trata de ayudarlo un par de veces cada día, sin atosigarlo a todas horas. Comenzará a moverse a su debido tiempo, cuando su desarrollo considere que puede hacerlo.

Todo aparecerá cuando tenga que ser. No presiones y deja que el tiempo fluya. Cuando menos te lo esperes comenzará a dar sus primeros pasos y no parará. Recuerda que crecen muy rápido así que, ¡disfruta del momento!

Tipos de gateo

¿sabes que hay seis tipos diferentes de gateo? ¿Pensabas que todos eran iguales? Debemos decir que no, que cada paso es diferente y único. Cada bebé prefiere un estilo diferente y todos son estupendos.

A continuación, vamos a presentarte cuáles son los tipos más comunes según la Academia Americana de Pediatras:

Gateo clásico

El gateo clásico consiste en poner el peso sobre las manos y las rodillas. De esta forma, el bebé mueve un brazo y la pierna contraria para seguir adelante. Este gateo ayuda a alcanzar el equilibrio.

Gateo del oso

Es una variación del anterior. Consiste en que el bebé mueve el brazo y la rodilla del mismo lado del cuerpo para avanzar. De esta forma parece un pequeño osezno caminando.

Gateo de rastreo

Consiste en que el pequeño arrastre su vientre por el suelo cada vez que se quiere mover. Puede considerarse el paso previo antes del gateo clásico o el gateo del oso.

Gateo del cangrejo

El pequeño se empujará con solo una pierna, manteniendo la otra doblada en el suelo. Tratará de moverse hacia los lados o hacia atrás. Por eso se le conoce con el nombre de “cangrejo”.

Gato de serpiente

El bebé va creando pequeñas S en el suelo. Se arrastra y en algunos momentos se impulsa con los brazos hacia delante. Puede tener movimiento en S como si de una serpiente se tratara o puede seguir de forma recta impulsándose poco a poco.

Gateo rodante o de peonza

Este es uno de los tipos más simpáticos de gateo. El pequeño rodará sobre sí mismo para llegar a los sitios. Es decir, dará vueltas de 360 grados sobre sí mismo para llegar a su objetivo.

Estos son los tipos más comunes de gateo y lo cierto es que es muy divertido verlo dar sus primeros pasos. En estos momentos no te olvides de grabarlo con tu teléfono móvil o con una cámara. Seguro que cuando lo vea dentro de unos años le encantará.

Es un recuerdo estupendo para tener en el baúl de su crecimiento. Y, recuerda, puedes hacer un álbum de fotos con sus progresos y su crecimiento. Quedará súper bonito y podrá quedarse con él toda la vida.

¿Qué sucede si mi bebé no gatea?

Una de las preocupaciones más comunes de los papás y las mamás es si su hijo no podrá caminar. Lo primero que debes tener en cuenta es que no gatean todos los bebés.

Muchos de ellos comienzan a apoyarse sobre sus piernas ayudándose de sus brazos y de sujetar objetos para levantarse. No tienen por qué pasar por la fase de gateo, no es una fase obligatoria.

Así que, si tu bebé no gatea, no te preocupes. Puede deberse a que sus músculos y su cuerpo aún no están preparados para ello o a que no va a pasar por esa fase.

Muchos estaréis emocionados esperando que llegue ese momento, pero debo deciros que no os preocupéis. Es muy importante tomar las cosas con calma y dejar que el bebé siga su propio ritmo.

bebé-gateando

Por supuesto, puedes ayudarlo con los consejos anteriores, pero siempre dándole espacio. Si tienes dudas debes consultar con tu médico de confianza, el pediatra del pequeño. De esta forma os sentiréis mucho más tranquilos.

Esperamos que te haya gustado mucho este artículo. Hemos recopilado la máxima información para que estés preparado sobre los primeros pasos de tu bebé al gatear. Ahora, solo queda esperar y ver cómo evoluciona en esta etapa tan importante de su vida. ¡Bienvenido a nuestra comunidad!

 

Te gusto el articulo?
Share on pinterest
Share on Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Raquel Graña

Raquel Graña

Raquel Graña. Psicóloga, sexóloga y coach educativa. Referente en relaciones afectivas saludables (con uno de los mayores canales de YouTube en este ámbito: Íntimas Conexiones)

También te puede interesar

Dejar un comentario