Depresion posparto: Causas, Síntomas y Tratamiento

El Baby Blues es la primera prueba que debemos experimentar con la llegada de nuestro bebé. Nuestro cuerpo, mente y emociones han estado trabajando arduamente para gestar una vida. Ahora que tenemos a nuestro bebé en brazos, ¿por qué podemos sentirnos tristes, agotadas y molestas? Lo que ocurre en las profundidades de nuestro cuerpo no es un proceso sencillo aunque es completamente esperable. Sólo necesitas tiempo, apoyo y paciencia.

¿Qué es el Baby Blues?

El “Baby Blues” es un término para designar el desplome hormonal que vivimos justo después del parto. Algunas mujeres experimentan más síntomas que otras, lo que sí es invariable en todas nosotras, es que nos hemos convertido en madres y el sentimiento es impresionante, intenso y completamente nuevo. Es esencial aprender a conocernos en esta nueva fase y valernos de diversos recursos emocionales y prácticos para sobrellevar la montaña rusa del postparto.

¿Qué ocasiona el Baby Blues?

mujer-preocupada-con-manos-en-la-cara

No existe una explicación más allá de que hay un desplome hormonal tras el parto en el que aproximadamente 70% de las mujeres lo experimentan. Es un hecho que las mujeres somos un vaivén de emociones y el Baby Blues es un claro ejemplo de cómo una alegría tan grande como al de traer un bebé al mundo puede convertirse en una pesadilla si no se cuenta con las herramientas precisas.

Desplazamientos hormonales y desequilibrios químicos:

Entre las causas más importantes está el desplazamiento hormonal y el desequilibrio químico que viene tras el alumbramiento de la placenta, la cual ha estado encargada de una producción importante de hormonas durante el embarazo. Tras el parto, nuestro cuerpo inicia un nuevo proceso bioquímico en el que le toma cierto tiempo recuperarse atravesando por cambios de humor que son parte de los Baby Blues. Además, el cambio repentino en nuestro patrón de sueño, en nuestro nuevo ritmo de vida hace que muchas veces las madres descuiden sus horarios de comida y se descuiden ellas mismas, volviéndose más débiles y presas fáciles para el desequilibrio.

Inflamación:

Tu cuerpo ha estado desarrollando un ser humano durante el embarazo, y el esfuerzo implicado a nivel físico, hormonal e inmunológico es enorme. Los procesos inflamatorios están asociados a la depresión por lo cual es importante saber que nuestro cuerpo necesita reponerse y eso no ocurre tan velozmente. Demos tiempo a nuestro sistema de restaurarse.

Síntomas del Baby Blues

Los síntomas del Baby Blues ocurren durante la primera semana después del nacimiento del bebé, y está asociado a la forma en la que las mujeres respondemos a los cambios y molestias asociadas al parto desde el punto de vista bioquímico/ hormonal.

Se trata de cambios en los estados de ánimo, que muchas veces pueden ser opacados gracias a tu bebé. Aunque parezca que es él quien ocasiona el torbellino, sólo él puede sacarte del hueco. Contemplarlo, bendecir su llegada, amamantarlo, y sobre todo pasar muchas horas haciendo contacto piel con piel ayudará a restaurar la conexión hormonal, para que la oxitocina, la hormona de amor, sea la que guíe el postparto y nos aleje del Baby Blues.

Estos cambios de humor y alteraciones emocionales son completamente esperables tras el parto. Cuando expulsamos la placenta, fuente de una importante producción hormonal, se van con ella un montón de elementos bioquímicos que nos hacen sentir el desplome hormonal, lo cual se traduce en:

  • Cambios de humor
  • Ansiedad
  • Congoja (ese estado de inconformidad y tristeza)
  • Impaciencia
  • Intolerancia
  • Dificultad para dormir
  • Sensación de soledad

Si la emoción es predominantemente negativa y sobrepasa la primera semana, e incluso el primer mes, estamos hablando de tristeza postparto que puede derivar en psicosis postparto.

Los diversos trastornos en la salud mental de la madre ocurren por la intensidad del desajuste hormonal, sumado al nivel de dificultad en el que esté inmersa la madre. Si está sola, sin apoyo, sin recursos económicos, sin pareja, sin red de amigos; si además tiene una predisposición hacia la depresión, todos estos factores acentúan los síntomas de la depresión postparto y siempre deben ser comentados con un profesional de la salud.

¿Cómo lidiar con el Baby Blues?

grupo-de-apoyo

Es importante prepararnos también para el postparto. La mayoría de las mujeres no nos preparamos para comprender lo que ocurre con la llegada del bebé a nivel psicológico, emocional y por supuesto, físico.

Busca apoyo:

Contar con una red de apoyo es esencial. Rodéate de personas que realmente te valoren y apoyen en todo incondicionalmente. Personas que no te critiquen, ni te transfieran sus miedos. Personas que te ayuden en términos prácticos, con los quehaceres del hogar, para que puedas disfrutar de tu bebé sin estresarte por la imparable cotidianidad. Personas que te cocinen un buen almuerzo, y te dejen un poco preparado -¡ojalá!- para la semana.

Construye una red de mamás:

Muchísimas -si no todas- las mamás, pasamos momentos grises entrando en la maternidad, pero somos seres sociales y necesitamos del intercambio y el acompañamiento. Por esto es importante establecer y mantener contacto continuamente con mujeres que están viviendo un momento similar -claramente, cada quien a su manera-. Compartir experiencias hace el recorrido más llevadero. No tienes porqué sentirte sola en esto. El primer paso es dejar de silenciar nuestras emociones y comprender que es natural lo que nos ocurre.

Practica piel con piel con tu bebé:

El contacto piel con piel es la clave para el desarrollo del apego y la impronta de vida. La seguridad, el calor y el amor que le transmitimos al bebé mediante el contacto piel con piel es valiosísimo para segregar hormonas del amor, como la oxitocina, la cual nos hace sobrellevar el baby blues y más aún, darlo por terminado.

Practica mindfulness:

Una mente llena de dudas es tu peor aliada en este momento de fragilidad. Intenta dejar de sobre estimular tu mente con pensamientos agobiantes.

Aprender a serenarnos parte del autoconocimiento y el autocontrol (una herramienta fundamental para el desarrollo de la paciencia, la cual es clave en la maternidad). Todos deseamos más paciencia, más tolerancia, más calma, pero ¿qué hacemos para lograrlo? La práctica hace al maestro, así que para ser maestras de nuestra mente, debemos practicar mucho. La maternidad es una gran escuela para la vida. Veamos el lado positivo y rodeémonos de personas que sumen luz y valor a nuestra vida.

Duerme:

No importa nada cuando tu bebé logra conciliar el sueño. Aprovecha y duerme tú también. El descanso es indispensable para combatir el estrés. Una mente y un cuerpo relajado, emanan también calma y relax. Es un beneficio para toda la familia.

Establece expectativas reales:

Es cierto que hemos sobreromantizado el embarazo y hasta la maternidad. Es cierto que muchas mujeres deciden vivir su maternidad de una forma completamente distinta en nuestros días, sin embargo, es importante establecer expectativas reales y saber que:

  • No podrás con todo sola, y eso está bien.
  • Siempre es bueno un poco de ayuda.
  • Está bien decir “no puedo” o “no quiero”.
  • Es real que tu cuerpo debe adaptarse a los tiempos del bebé.
  • Es real que sentirás agobio y cansancio.
  • Es real que no sepas qué hacer.
  • Es real que sientas miedo.

Lo que no puede ser una realidad es que vivas esto 24/7.

¿Cuánto dura el Baby Blues?

El Baby Blues puede durar de 1 a 4 semanas. Si se extiende y se mantienen los sentimientos negativos es importante descartar la depresión postparto mediante un especialista que pueda analizar el caso.

Es importante que, si sentimos miedos o dudas sobre nuestra capacidad de respuesta de cara al postparto, se lo comentemos a nuestro especialista para que pueda ayudarnos y seguirnos a lo largo del postparto.

¿Todas las madres experimentan el Baby Blues?

móvil-de-bebé-con-madre-en-el-fondo

Todas las madres experimentamos cambios hormonales tras el parto. Los cambios físicos, hormonales y emocionales repentinos, en donde influye la historia de cada mujer, el desarrollo de su embarazo, el parto, el inicio de la lactancia, y las herramientas de las que dispone la madre para lidiar con toda la nueva dinámica.

Cuándo preocuparse

Como hemos visto, es completamente normal vivir momentos aparentemente oscuros durante el inicio de nuestra maternidad. Es importante saber diferenciar el baby blues de la depresión postparto ya que debemos estar alerta de que la depresión postparto no se instale en nuestro hogar.

En la depresión postparto nuestras facultades se ven opacadas por un estado de tristeza que nos embarga. Si nos vemos en dificultad de llevar a cabo nuestras nuevas tareas como madre, atender al bebé y a nosotras mismas, es importante consultar con un especialista que pueda orientarnos en este frágil momento llamado postparto.

Existen muchas formas de sobrellevar el Baby Blues, el cual a pesar de tener los mismos síntomas que la depresión postparto, se diferencia de ella porque dura sólo un poco. Presta atención a tus necesidades en medio de la tormenta emocional y recuerda que tu también necesitas atención, ayuda y acompañamiento ¡No estés sola! Lo mejor que puedes hacer por ti y tu bebé es mantenerte consciente de tus procesos, abrazarlos y ser compasiva contigo misma. Tente paciencia, estás empezando un camino sin retorno y es normal sentirse un poco abrumadas al principio. ¡Confía en tu instinto y verás que todo poco a poco va tomando su lugar!

Fuentes:

Tristeza De Posparto American Pregnancy Association

Depresión posparto: causas, síntomas y tratamiento Saber Vivir VTe

Baby blues: la tristeza después del parto Psicologia y Mente

Depresión posparto Mayo Clinic

Te gusto el articulo?
Share on pinterest
Share on Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Cecilia Salazar

Cecilia Salazar

@mamamistica
Mamá de 3 varones.
Investigadora especializada en temas de embarazo y educación perinatal.
Doula.
Promotora de Lactancia Materna.

Dejar un comentario