Diferencias entre el Baby Blues y la depresión post parto

1 de cada 7 mujeres sufren Depresión Postparto, según la Asociación Americana de Psicología y un 80% de las mujeres experimentan Baby Blues. Con lo cual, sentirnos tristes aunque haya nacido nuestra mayor alegría, es un secreto a voces. No tiene que ver con el bebé, tiene que ver con los cambios hormonales, físicos y emocionales que vivimos justo tras el parto, los cuales es importante conocer para sobrellevar el postparto.

Es normal vivir cambios en nuestro estado de ánimo y hasta cierta tristeza posparto. La realidad nos dice que entre 70 a 80 % de las mujeres sufren una depresión posparto. Mientras más podamos comprender el funcionamiento de nuestro cuerpo y contar con diversas herramientas para sobrellevar la nueva dinámica vital de la maternidad, más mujeres podrán avanzar positivamente a lo largo del sombrío puerperio.

El puerperio es sombrío porque estamos en la cueva en la que hemos nacido como madres, junto a nuestro pequeño, y nuestro cuerpo vive cambios abruptos como pasar de nutrir la vida in útero, a nutrir mediante la lactancia.

Los desplazamientos hormonales son un hecho, que van de la mano de la sobrecogedora sensación de saberte madre con tu recién nacido dependiendo 100% de ti.

¿Cuál es la diferencia entre Baby Blues y Depresión Postparto?

mujer-sentada-cerca-de-una-ventana

El Baby Blues y la Depresión Postparto son muy símiles al principio. De hecho, una depresión postparto puede iniciar con el Baby Blues, con síntomas que en vez de desaparecer al cabo de un par de semanas, por el contrario, se acentúan.

Los síntomas en general, en ambos casos, han sido asociados a los síntomas del Síndrome Pre Menstrual que vivimos las mujeres. En todo caso, los síntomas no pueden ser la constante. El problema aparece cuando la tristeza se vuelve la norma.

Además, existen factores de riesgo que hacen que las mujeres seamos más propensas a desarrollar depresión posparto.

  • Aquellas mujeres que no vivieron un embarazo feliz, en compañía de sus seres queridos, tu pareja o una doula.
  • Aquellas mujeres que ya han vivido, en embarazos anteriores, una depresión postparto, o que han tenido Baby Blues.
  • Aquellas mujeres que han tenido experiencias negativas en el parto o nacimiento.
  • Aquellas mujeres que han tenido problemas para la lactancia materna por falta de apoyo, asesoramiento, desinformación y/o motivación.

Duración e Intensidad:

La principal diferencia entre el Baby Blues y la Depresión Postparto es la duración y la intensidad. Hay un margen muy delgado entre la aceptación y la decepción. Muchas mujeres viven la maternidad decepcionadas porque se niegan a ver el lado positivo, a pesar de lo decepcionante que pueda parecer. Otras mujeres, prefieren aceptar, comprendiendo el desafío y dispuestas a dar lo mejor, aunque no todo sea color de rosas.

Si los síntomas del Baby Blues aumentan en lugar de desaparecer y se vuelven más recurrentes, es importante descartar la Depresión PostParto (DPP) mediante una revisión profesional.

¿Qué es el Baby Blues?

El Baby Blues es un estado en el que la madre experimenta cambios hormonales tras el nacimiento del bebé. Durante el embarazo nuestro cuerpo ha desarrollado un órgano especialmente para nutrir al bebé: la placenta, la cual es la encargada de nutrir y llevar a cabo diversas funciones endocrinas. Al ser expulsada tras el parto, nos lleva a sentir el desplome hormonal y el inicio de una nueva danza, esta vez con hormonas involucradas con la lactancia y la crianza.

Este reajuste que vive nuestro cuerpo nos hace experimentar cambios de humor, todo esto sumados a las alteraciones del sueño que vivimos todas las madres durante los primeros días de vida de nuestro bebé – y que se van volviendo semanas-, puede volverse un verdadero caos si no logramos re-organizarnos, y si no encontramos los momentos para recuperar energía y contrarrestar el desgaste físico inevitable.

Síntomas del Baby Blues

  • Falta de sueño
  • Falta de apetito
  • Congoja
  • Tristeza
  • Hipersensibilidad
  • Cambios de humor
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Impaciencia
  • Estrés

La clave en estos síntomas de depresión es que se vuelvan hostigadores y permanentes a partir de 2 semanas tras el parto.

Los síntomas de la depresión postparto no deben ser subestimados ya que, aunque se deben a los diversos niveles hormonales que están en desequilibrio, representan una realidad delicada de la nueva madre y su familia. Es fundamental identificar a tiempo los síntomas y más aún en casos de mujeres con historial o antecedentes depresivos.

Cuándo buscar ayuda:

Si notamos que nos sentimos así o notamos que una persona que conocemos está pasando por algo así, es imperativo buscar ayuda profesional.

  • Si los síntomas duran más de 2 semanas.
  • Si los síntomas se vuelven más recurrentes e intensos.
  • Si hay sentimientos de auto lastimarse o lastimar al bebé.
  • Si notamos inhabilidad para desarrollar un vínculo afectivo con el bebé.
  • Si hay sentimiento de darse por vencida.
  • Si hay una funcionalidad limitada para cuidar al bebé.

¿Cómo tratar el Baby Blues?

mano-de-madre-con-pies-de-bebé

El Baby Blues debería pasar por sí solo al cabo de un par de semanas. Aun cuando nuestro cuerpo necesita más tiempo para estabilizarse hormonalmente, al cabo de un par de semanas la madre debería estar en mejor forma para seguir sobrellevando su puerperio.

Seguramente, para esta fecha, la lactancia materna ya ha sido establecida y han finalizado los loquios y dolorosos entuertos. La madre ha logrado bañarse y se deleita con su bebé. Si este es el escenario, seguramente el Baby Blues ya ha pasado. Ahora sólo queda seguir con buena actitud y buena compañía.

Por esta razón el Baby Blues puede tratarse de la siguiente manera:

Duerme:

Aprovecha cada oportunidad -especialmente si tu bebé está durmiendo- para descansar. Así como necesitabas descanso para formar a tu bebé en el embarazo, igualmente necesitas descanso para acoplarte a tu nueva vida como mamá.

Come bien:

No te saltes las comidas y mantente bien hidratada. La lactancia es nuevo desafío en el que tu cuerpo toma de ti todo lo que necesita para seguir alimentando a tu bebé.

Contacta con la naturaleza, el deporte y/o la meditación:

No busques momentos para ti, créalos. No te quedes esperando a que todo encaje para que puedas salir a caminar, o hacer ejercicio, o meditar o pintar. Integra a tu nueva rutina al menos 40 minutos para ti (que no sean para bañarte -el baño debe ser parte de tu día y no tiene nada que ver con un momento tuyo con las actividades que te apasionan-).

Ten una buena comunicación:

Deja ir las sensaciones y exprésate. No te cargues. Tu pareja si está también puede sentir la misma tristeza y ansiedad, compartan el proceso.

Busca una buena compañía:

Rodéate de personas que te hagan sentir estupenda, que no te critiquen y estén dispuestos a ayudar en lo que tú digas.

Déjate ayudar:

Acepta ayuda y dirígela sin miedo. No tengas miedo a expresar tus necesidades reales. No estás para complacer a nadie sino para atender de ti, y la primera que puede velar por tus intereses eres tú misma.

Contrata una Doula Postparto:

Ella está preparada para ayudarte a trabajar los vaivenes emocionales y te prestará información veraz y positiva sobre tu proceso. Te acompañará hasta que hayas superado la transición y estará allí cada vez que la necesites.

¿Cómo tratar la Depresión Postparto?

Para tratar la Depresión Postparto es importante contactar con un equipo profesional ya que es importante rastrear las causas de la depresión y saber si hay tendencia a la misma o antecedentes vinculantes.

En algunos casos los síntomas no desaparecen hasta que toman antidepresivos, sin embargo, sólo un médico puede prescribir estos medicamentos.

En muchos otros casos, la Depresión Postparto puede tratarse mediante consejería postparto, acompañamiento postnatal y diversos mecanismos que ofrecen diversas redes de apoyo postnatal en donde se implican terapias individuales y familiares, así como ejercicio, yoga, nutrición, danza, meditación, masaje infantil, etc.

Recuerda que no estás sola en esto. Muchísimas mujeres se enfrentan a esto a diario y la única diferencia está en querer superarlo y no saber cómo. No tienes porqué saberlo todo, lo importante es que te has vuelto mamá y tu también has nacido. Ahora a aprender paso a paso y seguir tu intuición.

Fuentes:

¿Es lo mismo la depresión post-parto que el ‘baby blues’? Lavanguardia

Información sobre la depresión posparto The National Institute of Mental Health

Tristeza o depresión postparto, ¿cuál es la diferencia? Hacer Familia

Te gusto el articulo?
Share on pinterest
Share on Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Cecilia Salazar

Cecilia Salazar

@mamamistica
Mamá de 3 varones.
Investigadora especializada en temas de embarazo y educación perinatal.
Doula.
Promotora de Lactancia Materna.

Dejar un comentario