mejores discos de lactancia

Mi madre ya me había hablado de ello, pero qué alucinante ha sido experimentar con mi rorro la etapa de alimentación durante la lactancia materna. Es totalmente hermoso, la verdad.

Aunque hay una parte de esa vivencia que se convirtió en mortificante y bochornosa; tanto que me dediqué seriamente a buscar los mejores discos de lactancia.

Y es que probé muchos tipos y marcas de protectores que además de daños a mi piel –incluyendo mastitis- no lograban contener las filtraciones de leche materna cuando me tocaba salir a la calle.

¿Os podréis imaginar el escenario?

Desbordamientos en camisetas y vestidos, así como olor a leche agria.

¡Qué pesadilla!

Los Mejores Discos de Lactancia

¿Cuáles son los mejores discos de lactancia?

Independientemente de una marca específica, si se trata de los discos de lactancia más baratos o no, e incluso si son desechables o reutilizables, los mejores son aquellos que además de cumplir su función esencial os garanticen otras ventajas.

Os hablo de protección a la piel y bienestar general de vuestros senos, tanto para asegurar la salud de vuestro bebé, como vuestra tranquilidad y confort.

Todo esto, solo posible con la utilización de materiales de buena calidad, suaves y delicados, a la par de otras dotaciones precisas capaces de optimizar vuestra experiencia.

Y ejemplo de ello, en la nutrida comparativa de discos de lactancia -a continuación- donde podréis cotejar entre las particularidades de varios modelos y elegir entre ellos los que mejor se adaptan a vuestras necesidades.

A continuación te presentamos los mejores discos de lactancia:

1. Discos absorbentes de lactancia desechables Chicco

Estupendos para madres que buscan evitar rastros de leche materna en su ropa por goteos y simultáneamente procurar la buena salud de su piel y la del bebé, ya que estos discos son transpirables y cuentan con dotación anti bacterias, entre otros plus.

Todo eso, procurando impedir la aparición de irritaciones y grietas, así como el padecimiento de mastitis.

2. Almohadillas de lactancia reutilizables Lictin

Por estar confeccionados en algodón, estos protectores lavables aseguran significativa suavidad para evitar fricciones que causen daños a la piel, así como la máxima absorción para impedir filtraciones y la proliferación de hongos que pongan en riesgo al rorro.

Y en cuanto a estética, estos discos vienen en colores verde, rosa, amarillo, gris, blanco y azul.

3. Discos absorbentes desechables Suavinex

Dotados con cuatro capas de tejidos y materiales para –al mismo tiempo- asegurar elevada protección contra irritaciones y grietas, así como máxima absorción que evite desbordamientos y procurar una experiencia anatómica; esto último, gracias a su diseño extrafino.

Y para cuando toque salir de casa, este pack de 60 u de almohadillas viene fraccionado en envoltorios de a dos piezas, para guardar y llevar donde sea.

4. Discos absorbentes desechables de lactancia Medela

Con diseño extrafino y asegurando capacidad súper absorbente, estos protectores contra goteos de leche materna incorporan componentes especiales para evitar filtraciones durante la noche.

Mientras que para abordar el día, estas almohadillas vienen con forma contorneada para adaptarse al pecho de la madre y garantizar discreción, a la par de un forro suave para evitar fricciones, y una cinta adhesiva para mayor fijación en la copa del sujetador.

5. Discos de lactancia lavables Philips Avent

Estos protectores se presentan como otra de las más atractivas opciones asequibles del mercado, ya que están desarrollados con capas de seda, materiales naturales y transpirables, e incluyen encajes que evitan que se resbalen.

Por otra parte, estas almohadillas sirven también para absorber los goteos durante la noche.

Consideraciones para elegir entre discos desechables o discos reutilizables

Medela Safe & Dry Ultra Thin - Discos absorbentes...

Si verdaderamente no termináis de decidir si comprar discos de lactancia desechables o reutilizables, podríais apostar por probar ambas opciones, incluso, alternando entre ellas durante un mismo día.

Independiente de la marca o si se trata de los discos de lactancia menos costosos o no, lo más importante es vuestro confort en diversos aspectos.

Discos de lactancia desechables

Pese a que normalmente su tela no es tan suave como la de varios reutilizables, los protectores desechables procuran ser la mejor solución contra fugas de leche materna por un trío de razones.

La primera, es que la mayoría de los modelos vienen dotados con un forro de plástico exterior que evita fugas hasta cuando las almohadillas desechables están llenas de fluido; la segunda razón, es que frente a sus similares lavables son obviamente más prácticos durante salidas.

Y la tercera razón, es que cuentan con una o más secciones adhesivas para fijarse en la copa del sujetador.

Pero no todo es color de rosa.

Los discos de lactancia desechables no son tan baratos como los reutilizables y en promedio se podrían gastar de dos a tres cajas de 60 u mensualmente. Y por su condición, no son ecológicos.

Discos de lactancia reutilizables

Si no se reemplazan con frecuencia durante el día, no son una solución capaz de prevenir tantas fugas de leche materna como sus homólogas desechables; sin embargo, las almohadillas reutilizables sí que son más baratas y amistosas con el medioambiente.

Están desarrolladas en tela o silicona; ambas presentaciones, listas para ser usadas, lavadas y reutilizadas.

Obviamente, los discos de lactancia lavables obligan a hacer gastos en productos para higienizarlos; pero a la final, es un impacto al presupuesto mucho menor a de estar comprando varias cajas al mes.

Basta con comprar unos cuantos pares de protectores reutilizables y listo.

En cuanto a los contras, este tipo de discos de lactancia habitualmente es más grueso y voluminoso, por lo que -dependiendo de la prenda de vestir- el contorno de éste pudiera verse y/o marcarse significativamente.

Estos son los aspectos que debéis considerar al comprar discos de lactancia

Si ya tenéis claro cuál tipo de almohadillas de lactancia comprar, es menester que tengáis en cuenta diversos aspectos para que luego no os decepcionéis.

Material

Apostad por protectores de lactancia elaborados con la tela muy suave que no os cause molestias en los pezones; y en conjunto, que se ajusten al tamaño de vuestra copa.

Capacidad de absorción

Ya sea por venir con un cojín, forro suave o de plástico, lo importante es que la almohadilla os garantice la más alta capacidad de absorción.

Bolsitas

Súper útiles, ya sea para guardar en la bolsa del bebé o en la almohada para amamantar.

En el caso de los discos de lactancia lavables, normalmente vienen con pequeñas bolsas de tela para organizar las piezas e, incluso, muchos modelos incluyen otro apartado para separar las usadas de las limpias, así como una bolsa extra para lavandería.

Y en cuanto a los protectores desechables, generalmente los fabricantes apuestan por fraccionar las piezas en bolsitas de material higiénico.

Sistema de protección anti-fugas

Dejaros conquistar por aquellas almohadillas que vengan dotadas con alguna tecnología anti fuga en su revestimiento externo.

Invisibilidad

Hablando de los discos de lactancia desechables que tienden a ser significativamente más delgados que los reutilizables, fijaros que dicho espesor sea el conveniente para que no se note debajo de vuestra ropa.

Practicidad

Apostad por las almohadillas que además de garantizaros mantenerse en su lugar y sean lo suficientemente cómodas, vengan dotadas para procurar fácil uso en la colocación, fijación y reemplazo.

Vuestro estilo de vida

En caso de que estéis en el grupo de las amantes de hacer ejercicios, lo ideal es que cojáis los discos de lactancia desechables por aquello de que vienen con respaldo adhesivo para fijarse en vuestro sostén.

Cantidad de vuestras filtraciones

En adición a todo lo anterior, este aspecto es preponderante porque dependiendo de la cantidad de vuestros goteos surgirá la determinación de qué tipo o modelo de disco de lactancia os conviene, incluyendo dotes específicos que se adapten a vuestras necesidades.

Preguntas frecuentes

💡 ¿Para qué sirven los discos de lactancia?

También como conocidos como protectores o almohadillas, funcionan para absorber las fugas de leche de vuestros senos; y por ende, actuar como barrera protectora de vuestro atuendo.

Basta con que acopléis los discos de lactancia entre vuestros pezones y el sostén de lactancia o sujetador y listo. Estos absorbentes de leche se encargarán de hacer el trabajo y os evitarán incómodos episodios, así como lavar más ropa de lo común.

💡 ¿Cuándo deberíais comenzar a usar discos de lactancia?

En tres palabras: después del parto.

Y no se trata de días o semanas posteriores; de manera literal, la leche llega inmediatamente tras dar a luz. Es por ello que muchas mujeres apuestan por incluir discos de lactancia en la bolsa para llevar al hospital.

No obstante, es importante que –a modo de cultura general- sepáis que hay algunas féminas que al final del embarazo presentan filtraciones de un poco de calostro.

Y aunque muchas embarazadas en esa situación no optan por las almohadillas porque realmente no es mucho el fluido, si es vuestro caso y deseáis usarlas, pues, nada os lo impide.

💡 ¿Con qué frecuencia debéis cambiar los discos de lactancia?

De dos o más veces al día; todo depende del filtrado.

Lo importante es que mantengáis vuestros pezones libres de humedad; y aparte de ello, que no estéis oliendo a leche materna o descompuesta. Esto último, a consecuencia de almohadillas extremadamente empapadas que incluso provocarían rastros de dicha leche en vuestra ropa.

Ahora bien, por higiene y salud, lo más recomendado es cambiar los discos de lactancia apenas se mojen.

Deje su comentario