Mi bebé toma menos biberón que antes, ¿qué sucede?

Mi bebé toma menos biberón que antes, ¿qué sucede?

A muchas mamás y papás les preocupa que su bebé deje de tomar tanto alimento como hacía antes o que cambie su alimentación. No obstante, debes saber que puede comenzar a suceder en cualquier momento. Así que, es bueno que estés precavida.

Mi bebé toma menos biberón que antes, ¿por qué?

chupete-de-biberón-de-bebé

Lo primero que debes tener en cuenta es que el pequeño tomará más alimento durante el primer año de vida. De hecho, verás cómo crece y se desarrolla de forma mucho más rápida durante este tiempo que, después.

Al comienzo va a necesitar más leche materna, estar bien alimentado. Esto le ayudará a afrontar el crecimiento actual y futuro. Le permitirá estar sano y fuerte. Y, además, si le proporcionas tu propia leche su sistema inmunológico estará preparado, con las defensas fuertes.

El pequeño irá creciendo y necesitando menos alimento que al principio. Por lo que su ingesta puede disminuir de forma natural y paulatina.

A medida que el pequeño vaya creciendo necesitará menos alimento, porque su desarrollo también se irá ralentizando. Por lo tanto, tranquila, es normal.

Lo que no debes hacer es atosigarlo y tratarle de dar de comer cuando se niegue a hacerlo. Si tienes miedo puedes consultar con el pediatra o con tu médico de confianza. No obstante, ya te avisamos que puede ser un proceso normal de su crecimiento.

4 Consejos para que su alimentación sea mejor

Vamos a darte una serie de consejos para que el pequeño esté bien nutrido a pesar de que su ingesta de alimento sea menor.

  • Trata de no darle agua o infusiones, solamente tu propia leche o una fórmula artificial.
  • Evita los zumos comerciales, ya que contienen una gran cantidad de azúcar.
  • Dale el pecho a demanda, sobre todo cuando es muy pequeñito. A medida que vaya creciendo podrás espaciar las tomas e incluso acostumbrarlo a un horario fijo.
  • Al acabar de comer colócalo encima de tu hombro y dale unos pequeños golpecitos para que expulse los eructos o gases que pueda haber acumulado en su interior. Esto les provoca mucho malestar y, muchas veces, terminan llorando. Es lo que se conoce como “cólicos de gases”.

Estos cuatro consejos te ayudarán a que el pequeño esté bien nutrido en todo momento. Trata de que todo el alimento que le des, líquido o triturado, contenga una buena fuente de proteínas, minerales y nutrientes.

5 Cosas que NO debes hacer en ningún momento

madre-dando-biberón-a-bebé

Hay mamás y papás que se agobian cuando ven que su pequeño reduce o evita el alimento. Si está comiendo, aunque sea en pequeñas cantidades, no debes preocuparte, ni agobiarte. Trata de calmarte.

A continuación, te presentamos una serie de cosas que no debes hacer en ningún momento con tu pequeño o contigo misma.

Nunca lo fuerces

Si el bebé dice que no, es que no. No lo fuerces pensando que le va a entrar un poquito más. Respeta su ritmo y, si quieres, pasado un tiempo, vuelve a probar. Es normal que la alimentación cambie a lo largo de su desarrollo.

No te agobies

Trata de mantener la calma y de no agobiarte. Todos los cambios emocionales los pequeños los sienten en sí mismos y pueden afectarles. Sigue hablándole con cariño, con amor y cuidándolo como si no pasara nada.

Crecimiento más lento

A partir del año o dos años el crecimiento del bebé comenzará a ser más lento. Por lo que es habitual que necesite menos ingesta de comida. Si antes tomaba un biberón entero y ahora, prefiere tomar medio, no te preocupes.

Su proceso de evolución se está ralentizando. Es un cambio.

Darle azúcar

Hay familias que para que el pequeño coma más o se quede dormido optan por darle productos llenos de azúcar. Por ejemplo, zumos comprados, potitos comerciales…

Evita esto. Trata de hacer tú en casa los zumos o la comida triturada. El bebé no necesita toda esa bomba de calorías y de azúcar que le meten a nivel comercial. El azúcar que deben tomar se encuentra presente de forma natural en la fruta y en los alimentos.

Agua e infusiones

No le des agua e infusiones que puedan llenarle el estómago de líquido sin ningún beneficio nutritivo. Cada vez que quiera beber dale tu propia leche materna. Esta lo ayudará a estar alimentado en todo momento y con los valores nutricionales que necesita.

Además, la leche materna contiene una gran cantidad de beneficios y lo protege contra infecciones al aumentar las defensas de su organismo.

¿Mi bebé debe tomarse todo el biberón?

Esta es una pregunta muy común en las familias y la respuesta es no, no tiene que tomarse siempre todo el biberón. A algunos pequeños les sobrará la mitad del biberón y, a otros, no les llegará uno.

Por eso mismo se recomienda la alimentación “a demanda”. Esto quiere decir que el bebé demande cuándo quiere comer y qué cantidad. Por lo tanto, él decide cuándo y cuánto.

Hay que ser muy pacientes y ver cómo establece él mismo las tomas. Seguramente termine regulándose y estableciendo una rutina. No debes forzarlo.

Si el pequeño en algún momento te pide el biberón fuera de la hora habitual, dáselo. Algunos son muy regulares en cuanto a horarios, pero, para otros, no existen.

¿Cuándo acudir al médico?

Al médico no tienes por qué acudir al principio, sobre todo si sigue comiendo. Si el bebé come menos cantidad, pero en sus comidas habituales, no hay ningún problema.

En el momento en el que el pequeño deje de comer, llore y no encuentres motivo o veas que se encuentra mal, es cuando tienes que buscar ayuda.

Si bien, normalmente su alimentación e ingesta va cambiando con su evolución. A medida que crece necesitará menos alimentos que al principio. Es normal, es ley de vida y no tienes de qué

Te gusto el articulo?
Share on pinterest
Share on Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Raquel Graña

Raquel Graña

Raquel Graña. Psicóloga, sexóloga y coach educativa. Referente en relaciones afectivas saludables (con uno de los mayores canales de YouTube en este ámbito: Íntimas Conexiones)

Dejar un comentario