Como-aumentar-autoestima-en-ninos

A medida que crecen, los más pequeños aprenden muchas cosas a un ritmo vertiginoso, y si en ocasiones no consiguen los resultados que se habían propuesto, corren el riesgo de sentirse inferiores  respecto a sus pares. Descubre como aumentar la autoestima en los niños y darles una base sólida desde los primeros años de vida  para afrontar el aprendizaje y el desarrollo como un desafío y no como una frustración.

¿Por qué es importante la autoestima?

Desarrollo-de-autoestima

Los niños que se sienten bien consigo mismos tienen la confianza para probar cosas nuevas con más seguridad.  Con una autoestima saludable  es más probable hacer lo mejor posible. Los niños se sienten orgullosos de lo que pueden hacer dado que la autoestima ayuda a los niños a afrontar los errores, empujándolos a intentarlo de nuevo, incluso si fallan al principio. En consecuencia, la autoestima ayuda a los niños a desempeñarse mejor en la escuela y a sentirse seguros en casa y con amigos.

Por el contrario, los niños con baja autoestima sesienten inseguros. Si piensan que los demás no los aceptan, tienden a mantenerse al margen. Incluso pueden tener dificultades para defenderse y corren el riesgo de sucumbir ante la presión de sus compañeros. Pueden darse por vencidos fácilmente frente a los desafíos de la vida, o no intentarlo en absoluto.

Los niños con baja autoestima tienen dificultades para sobrellevar la situación cuando cometen un error, pierden o fracasan. En consecuencia es posible que no obtengan los resultados que, con la misma habilidad, pueden lograr los pequeños que creen en sí mismos.

¿Cómo se desarrolla la autoestima?

desarrollo-de-la-autoestima

La adquisición de la autoestima es un proceso que comienza en la niñez. Se desarrolla lentamente con el tiempo y solo puede comenzar cuando un niño se siente seguro, amado y aceptado, siendo el inicio del proceso el momento en el que niño recibe atención positiva y cuidado amoroso.

A medida que los pequeños crecen, también lo hace su autoestima. Es el momento en el que se dan cuenta de que son capaces de hacer algunas cosas por sí mismos, sintiéndose bien con sus logros y al poder usar sus nuevas habilidades. Es posible aumentar la autoestima cuando los padres prestan atención, dejan que el niño lo intente, sonríen y muestran orgullo.

Siempre que los niños lo intentan, hacen y aprenden, puede ser una oportunidad para desarrollar su autoestima. Esto puede suceder cuando:

● Avanzan en el logro de un objetivo.      

● Aprenden cosas en la escuela, desde el jardín de infantes.      

● Forman relaciones, hacen amigos y se llevan bien con otros niños y hermanos.      

● Aprenden habilidades como tocar un instrumento, practicar deportes, dedicarse al arte, la cocina, la tecnología.      

● Practican sus actividades favoritas y gradualmente alcanzan niveles más altos.      

● Ayudan y ponen las habilidades adquiridas al servicio de los demás.      

● Reciben elogios por hacerlo bien      

● Se esfuerzan por hacer algo y concluirlo      

● Hacen las cosas en las que son buenos y se divierten.      

● Se sienten aceptados por los demás.      

● Se sienten comprendidos y aceptados.      

● Obtienen un premio o una buena calificación que saben que se han ganado.      

Cuando los niños tienen niveles altos de autoestima se sienten seguros, capaces y aceptados por quienes son.

¿Cómo pueden los padres desarrollar la autoestima?

autoestima-de-ninos

Cada niño es diferente. Algunos niños pueden desarrollar su autoestima más fácilmente que otros. Algunos pueden encontrarse frente a situaciones que pueden reducir su nivel de autoestima, pero incluso si la autoestima de un niño es baja, se puede aumentar.

Estas son las cosas que los padres pueden hacer para ayudar a los niños a sentirse bien consigo mismos y lo que pueden enseñar a los niños de 2 años en adelante a medida que avanzan en su relación con una comunidad más grande, no solo con la familia.

● Ayuda a tu hijo a ser independiente      

A cada edad, hay cosas nuevas que aprender. Incluso durante los primeros años, aprender a sostener una taza o dar los primeros pasos genera una sensación de satisfacción y alegría. A medida que tu hijo crece, cosas como adquirir confianza para vestirse, leer o andar en bicicleta son oportunidades para aumentar su autoestima.

● Cuando le enseñes algo a los niños, muéstrales como se hace y ayúdalos      

relacion-madre-hijo

Para aprender a hacer cualquier cosa, un niño necesita primero ver como se hace. Necesita un modelo, y ese modelo eres tú. Cuando lo intente, déjalo hacer lo que pueda, incluso si comete errores. Asegúrate de que tu hijo tenga la oportunidad de aprender, intentar y sentirse orgulloso. No hagas que los nuevos desafíos sean demasiado fáciles o demasiado difíciles.

● Elogia a tu hijo, pero hazlo sabiamente    

Por supuesto, es bueno elogiar a los niños. Tu elogio es una forma de demostrar que estás orgulloso de ellos. Sin embargo, algunas formas de elogiar a los niños pueden resultar contraproducentes. He aquí cómo hacerlo de forma constructiva.

No te excedas. Los elogios inmerecidos suenan falsos. Por ejemplo, decirle a un niño que ha hecho una gran cosa cuando sabe que no ha podido hacerlo bien, es una halago vacío y falso. Es mejor decir: «Sé que no fue tu mejor resultado, pero tenemos muchas oportunidades para volver a intentarlo. Estoy orgulloso de ti, no te rindas». Agrega un estímulo que demuestre tu confianza: «La próxima vez, seguro que lo harás mejor».

Alabado sea el esfuerzo. Evita centrar los elogios solo en logros (como obtener una buena calificación) o cualidades fijas (como ser inteligente o atlético). En cambio, concentra tus elogios en el esfuerzo que el niño ha hecho para lograr ese resultado así como en su progreso.

Puedes decir, por ejemplo, «Estás trabajando duro en ese proyecto», «Estás mejorando cada vez más en estas pruebas de ortografía» o «Estoy orgulloso de que practiques el piano; realmente te mantuviste fiel a tu compromiso.» Con este tipo de elogio, los niños se involucran en las cosas, trabajan para lograr metas y lo intentan cada vez más. Al hacer esto es más probable que tengan éxito.

● Se un buen modelo a seguir  

buen-modelo-paternal

Cuando participes en actividades diarias (como rastrillar hojas, preparar una comida, lavar los platos o limpiar el coche), debes dar un buen ejemplo. Al observarlo, tu hijo aprende a comprometerse con la tarea, limpiar juguetes o hacer la cama.

Tener la actitud correcta también es importante. Cuando hace su tarea con alegría (o al menos sin quejarse), le enseñas a tu hijo a hacer lo mismo. Si evitas apresurarte en las tareas domésticas por la casa y te enorgulleces de un trabajo bien hecho, eres un verdadero modelo a seguir para tu hijo, que se comportará de la misma manera.

● Evita las críticas excesivas      

Los juicios que los niños reciben de los demás se traducen fácilmente en lo que sienten por sí mismos. Las palabras duras («¡Qué vago eres!») Son dañinas, no motivan.

Los mensajes negativos dañan la autoestima de los niños. Corrije a los niños con paciencia. Concéntrate en lo que quieres que hagan la próxima vez, y si es necesario, enséñales como hacerlo.

● Céntrate en las fortalezas      

Presta atención a lo que es bueno y le gusta a tu hijo. Asegúrate de que tenga la oportunidad de desarrollar estas fortalezas. Si desea ayudar a los niños a sentirse bien consigo mismos desde los primeros años de vida  debes concentrarte más en las fortalezas que en las debilidades. Esto también mejora el comportamiento.

● Deja que los niños te ayuden  

nino-ayudando-en-casa

La autoestima aumenta cuando los niños comprenden que lo que hacen es importante para los demás. Los niños pueden ayudar en casa, participar en un proyecto de servicio en la escuela o hacerle un favor a un hermano. Los actos útiles y las actitudes amables fortalecen la autoestima y otros buenos sentimientos.

● Muestra amor incondicional todos los días.      

Saber cuanto los ama les da a tus hijos una sensación de seguridad y pertenencia que afecta en gran medida la forma en que se ven a sí mismos. Tu amor incondicional prepara el escenario para todas las relaciones sanas y sólidas que se formarán más adelante en su vida.

Así que abraza a tus hijos cuando los saludes al volver la escuela, acurrúcalos, lee un libro y expresa tu amor todos los días. A medida que tus hijos crezcan, esta base de amor los ayudará a continuar construyendo sus relaciones sociales, haciendo amigos y creando vínculos con sus compañeros de equipo.

● Jueguen juntos y diviértanse      

Cuando juegues con tu hijo, demuéstrale que disfrutas mucho al pasar tiempo con él y que aprecias su compañía. El simple hecho de divertirte con tu hijo tiene numerosos beneficios para ambos.

Los niños no solo desarrollan más confianza en sí mismos sino que mejorará su autoestima para poder formar vínculos sociales sólidos, sino que los estudios han demostrado que las posibilidades de que un niño de sea feliz aumentan y su riesgo tanto de depresión como de ansiedad disminuyen al participar en juegos saludables.

● Fomentar la independencia      

ninos-jugando

Los años de la escuela primaria son un período de rápido crecimiento durante los cuales la independencia de los niños aumenta exponencialmente. Cuando llegan a la escuela secundaria, muchos niños comienzan a pasar tiempo solos en casa, yendo a la escuela solos y ayudando a sus hermanos menores.

Es importante que permitas que tus hijos sean cada vez más independientes haciéndoles entender cómo hablar con los profesores por su cuenta en caso de problemas, cómo organizar los deberes, cómo preparar todo lo necesario antes de ir a hacer deporte, etc.

La llamada «crianza en helicóptero» (es decir, la de los padres que acosan, intervienen, están siempre presentes y presionan a sus hijos), socava la capacidad de los niños para hacer las cosas por sí mismos y tiene un impacto negativo en su autoestima. También los priva de autonomía.

Ten en cuenta que a medida que los niños avanzan de la escuela primaria a la secundaria hay muchas cosas nuevas con las que tienen que lidiar, como clases en línea o nuevas reglas. Anima a tus hijos a que se defiendan y hagan preguntas cuando encuentren dificultades antes de intervenir tú mismo. Esto fortalecerá su independencia y, en última instancia, comprenderán cómo tener autoestima.

● Preta atención a la forma en que usa la tecnología.      

Hoy en día, todos nosotros, estudiantes y padres, estamos constantemente conectados a nuestros dispositivos. Los teléfonos celulares, las tabletas y las computadoras portátiles permiten que las personas envíen mensajes de texto, publiquen en las redes sociales, realicen negocios, hagan tareas escolares y revisen el correo electrónico con regularidad.

Toda esta conectividad es a la vez positiva y negativa. Es buena porque las personas pueden ser más productivas y mantenerse conectadas con los demás, sin embargo esta actividad en línea puede tener un precio si interfiere con las relaciones familiares y la comunicación. Asimismo, demasiado tiempo frente a la pantalla puede afectar la actividad física.

Como familia, ustedes deciden qué tipo de actividad en línea se necesita y que es puramente entretenimiento. Luego, elaboren un plan en el que les enseñe a todos a equilibrar su tiempo en los dispositivos electrónicos con actividades saludables como caminar, andar en bicicleta, leer y jugar juntos.

● Deja espacio para lo que hacen.      

Deja que tu hijo muestre su trabajo en la casa. Al crear obras de arte, escribir una historia o armar un proyecto escolar, invita a tu hijo a que te cuente sobre su trabajo. Pregúntale qué esperan que la gente piense o sienta y qué es lo que más les gusta de sus creaciones.

Darle a los niños la oportunidad de mostrar lo que hacen o hablar sobre las cosas que crean les permite saber que su arduo trabajo merece atención. Hazles sentir que sus opiniones también importan.

Incluso si tu hijo hace su trabajo principalmente en casa en lugar de llevarlo a cabo en la escuela, permítele mostrarlo; al hacerlo aumenta la confianza en sus habilidades y se anima a seguir trabajando duro en sus esfuerzos creativos.

Cómo mejorar la autoestima de los niños

Conclusiones

La autoestima es la capacidad de apreciarse a sí mismo y a lo que se hace. Un niño que tiene un buen nivel de autoestima es capaz de hacer cualquier cosa. Esto no significa tener demasiada confianza, sino solo creer en si mismo y saber que puede hacer bien lo que aprende. La tarea de los padres es enseñar a sus pequeños cómo desarrollar esta importante actitud que les permite afrontar todos los retos de la vida con confianza y positividad.

Deje su comentario