Cómo Dormir a un Bebé, ¡10 Cosas a Evitar!

Cómo Dormir a un Bebé, ¡10 Cosas a Evitar!


 Hay una serie de hábitos que debes evitar. Cómo dormir a un bebé no es una tarea sencilla si eres primerizo. Por eso hemos creado esta completa guía. Después de leer este artículo no tendrás ninguna duda sobre ello.

Te ayudaremos paso a paso. Antes del embarazo, durante y después. Cómo dormir a un bebé, cómo criarlo y educarlo, ¡nunca ha sido tan sencillo!

A continuación, te presentamos las cosas que debes evitar para no sufrir ningún imprevisto.

1. Dormirlo mientras come

bebé-tomando-biberón

 

Cuando el bebé acaba de nacer un patrón muy común es que se duerma en tu pecho – si le estás dando tu leche. Es lógico ya que el pequeño necesita ingerir su alimento cada dos o tres horas.

Esto puede resultar muy cansino. Por lo que la mamá decide dormir con él y tratar de estar a su lado todo el tiempo que sea posible mientras no trabaje. Esta situación normalmente puede

 

 mantenerse durante la baja maternal, pero después, tendrá que pasar al biberón.

¿Qué sucede durante esta etapa? El bebé suele dormirse después de comer pegado a ti y, en algunas ocasiones, si lo pones en otro lugar, se despierta.

No pasa nada si lo realizas dos o tres meses, porque no va a desarrollar ningún mal hábito. Aún no tiene los mecanismos de aprendizaje desarrollados completamente. Si bien, a los 4 meses comienza a formar los primeros hábitos. En este momento es cuando hay que cambiar tu rutina.

¿Por qué es importante que cambies la rutina? Porque si no el bebé aprenderá que para dormir tiene que tomar tu leche y quedarse pegado a ti. Esto es un inconveniente ya que no te permitirá tener vida con tu pareja y el pequeño siempre dependerá de ti. No podrás descansar.

2. Cogerlo cada vez que llora

Cuando escuches a tu bebé llorar sentirás en instinto de ir a junto suya irrefrenablemente. Y, lo cierto es que lo tendrás que hacer cada vez que escuches a tu pequeño, al menos durante los primeros seis meses y hasta que identifiques cada llanto. Sí, cada gimoteo suena de forma diferente si lo hace por hambre, por sueño o por cólicos.

No obstante, a partir de este tiempo comenzarán a llorar simplemente para llamar la atención. Aprenderá que cada vez que llora tú apareces, por lo que se convertirá en algo habitual.

Te recomendamos que esperes unos minutos para ver si se calma. Los expertos aseguran que si un bebé de 8 meses ha llorado la noche anterior y le has dejado dormir contigo, volverá a repetir esta misma conducta.

Si cuando dejas la habitación tu bebé comienza a llorar, deja que pasen 5 minutos y después, vuelve. Haz así cada 5 minutos dejando que pase cada ve más tiempo hasta que se duerma.

3. Alimentación nocturna

bebé-tomando-pecho

Al comienzo el bebé necesitará comer cada dos o tres horas. Por eso mismo, estará acostumbrado al menos a una toma durante la noche. Esto causa que muchas mamás y papás decidan que el pequeño duerma con ellos.

Esto puedes hacerlo hasta loas 6 meses, pero una vez los cumpla, ya no es necesario. Lo normal es que comiences a establecer unos horarios de comida. El pequeño insistirá en sus tomas nocturnas, pero tendrás que acostumbrarlo poco a poco para que duerma toda la noche.

Ten en cuenta que el pequeño no necesitará esas calorías nocturnas. Las estará demandado por costumbre, no por necesidad.

Reduce las tomas nocturnas progresivamente. Una a las 12 de la noche. Otra a las 6 de la mañana. Después, ve prolongado el tiempo. A las 12 de la noche y a las 8 de la mañana. Se terminará acostumbrando.

4. Dormirlo de paseo

Una costumbre muy común es dormir a los pequeños mientras se está haciendo la compra, se va de paseo o se realizan recados. ¿Por qué? Porque va en el carrito y el carrito le ayuda a conciliar el sueño con facilidad.

Esto puede ser un problema, ya que el pequeño puede demandar movimiento para conciliar el sueño y sentirse más tranquilo. Pensará “este es mi momento para dormir, cuando deje de moverse me despertaré”.

Infórmate para saber cuánto tiempo necesita dormir y cómo gestionarlo de forma adecuada. Es importante que comience a asociar la cuna con su momento de descanso. De esta forma, tú también tendrás más libertad para hacer otras cosas.

5. Permitir que se duerma tarde

bebé-durmiendo

Es conveniente que trates de establecer un horario con el pequeño. Al principio será complicado porque lo única que querrá será comer, dormir y hacer sus necesidades. Si bien, poco a poco podrás ir acostumbrándolo.

Establece una siesta a la tarde para que así, llegada la noche, quiera dormir. Los recién nacidos necesitan dormir entre 10 y 18 horas al día. Cuando tiene tres meses dormirá en torno a 15 horas y, con seis meses, 14 horas.

Cuando es recién nacido puede dormir cuando quiera. Mientras que, cuando tenga tres meses podrás comenzar a establecerle de 2 a 4 siestas cada dos horas.

Establece una rutina antes de dormir. Por ejemplo, bañarlo, alimentarlo y ponerlo a dormir. Así asociará el baño con el hábito de dormir.

6. No cambiar el lugar de dormir

Hay familias que deciden que el pequeño tiene que dormir con ellos en cama eternamente. Esto puede ser hasta los 2, 3 o incluso 6 años.

Es conveniente que el pequeño aprenda a dormir en su propio espacio y no a estar pegado a sus padres. Para ello trata de acostumbrarlo a la cuna en sus siestas desde los 2 o 3 meses. Ve viendo cómo responde y cómo evoluciona.

Trata de aumentar el tiempo en la cuna en vez de en cama con vosotros. Esto también os ayudará como pareja, ya que si no será mucho tiempo separados.

7. Dormir en su propia cama

Alrededor de los 2 años y medio puede comenzar a dormir en su propia cama. Mientras tanto puede dormir en una cuna pequeña en una habitación contigua a vosotros. Ahora no hay inconvenientes gracias a la tecnología.

Si sucede algo en la habitación lo escucharás a través del Vigilabebés. Además, ahora hay opciones más modernas que incluyen cámara.

8. Dispositivos electrónicos

bebé-durmiendo-con-muñeco

Un error nefasto y horrible hoy en día es ponerles la tablet u otro dispositivo electrónico al pequeño para que deje de llorar. Es importante dedicarle tiempo al pequeño y estar tiempo con él.

No se va a educar de un día para otro, va a necesitar de muchos ratitos contigo y con tu pareja. No va a ser “dicho y hecho”. Hoy en día hay que educar más a las familias a tener paciencia que a los pequeños.

Exponer a tu bebé a dispositivos electrónicos puede afectar a su capacidad de atención y a su desarrollo neuronal. No necesita estímulos de este tipo, necesita interacción contigo y con sus otros familiares.

Por favor, trata de evitar este tipo de distractores. Las familias los utilizan para que los hijos dejen de llorar o de quejarse, pero lo único que haces dándoles este tipo de objetos es criar futuros adultos sin paciencia, con problemas de atención y otro tipo de malos hábitos.

Evita los dispositivos electrónicos y su exposición para que tu bebé tenga más paciencia, mejor atención y hábitos más saludables.

9. No entender el hábito de dormir

Dormir es una habilidad que el pequeño va adquiriendo a lo largo del tiempo. Tienes que enseñarle a dormir y hacer que lo asocie con algún estímulo.

Por ejemplo, puedes crear una lista de reproducción de música relajante, algún audio ASMR, cánticos de sincronización de chakras, respiración, meditación…

Si siempre pones esta música en el momento de su siesta el pequeño terminará asociándolo y será mucho más fácil para él o ella. Escuchará la música y pensará “hay que dormir”.

10. No insistir ni tener consistencia

bebé-durmiendo-en-sábana-rosa

Es muy importante tener paciencia e insistir en la creación de buenos hábitos para tu pequeño. Hoy en día cuesta mucho establecer rutinas porque las personas no queremos implementar el tiempo que esto supone.

Vamos de un lado a otro corriendo y no tenemos tiempo para nada. Respira y para. El momento de maternidad y paternidad es para parar y calmarse. Ahora ya no eres tú solo, ahora hay alguien más que depende de ti, de tus hábitos y tus acciones.

Es fundamental que aprendas a enseñarle con cuidado, con mimo y con mucha paciencia. En eso está la clave de del adulto que va a ser tu bebé el día de mañana. Sé consciente de ello.

Estas son las 10 cosas que debes evitar para que tu bebé se encuentre en perfecto estado. Recuerda que nadie nace aprendido y que educar a pequeño no es tarea sencilla, pero que siempre se puede hacer. Lo importante es que te informes mucho y sea consciente de las consecuencias de tus acciones y hábitos.

¿Cuáles son los dos errores más comunes sobre cómo dormir al bebé?

Los errores más comunes vienen relacionados con la necesidad de acudir a junto suya cuando está llorando y, a la falta de persistencia. La mayoría de padres y madres hoy en día están acostumbrados a que todo suceda de forma rápida.

Esto no va a ser así. Estás educando una nueva personita que necesita de tiempo y de atención, no se puede criar solo. Así que, vas a tener que dedicarle muchos momentos de tu vida y mucha paciencia.

10 Consejos para que tu bebé duerma bien

  1. Temperatura adecuada. Establece una temperatura adecuada en su habitación. No puede ser muy elevada ni muy baja.
  2. Ropa conveniente. El bebé no tiene que ir súper abrigado. Es conveniente que pueda moverse con facilidad y que la sábana o manta que tenga encima suya sea ligera y transpirable.
  3. Posición para dormir. Se aconseja que el pequeño duerma en posición supina – con el cuerpecito hacia arriba y la cabecita ladeada. Al menos, durante el primer año de vida. Esto prevendrá el síndrome de muerte súbita del lactante.
  4. No utilizar almohada. Los cojines o las almohadas pueden asfixiar al bebé. Así que, trata de evitarlos tanto para esto como para que no deformen la curvatura natural de su cuello.
  5. Alimentación a demanda los 3 primeros meses. Cuando el bebé es un recién nacido no puedes establecerle unos horarios de comida, ya que su estómago será muy pequeño y necesitará comer muy a menudo y en pequeñas cantidades.
  6. Limpiarle la nariz. Es aconsejable limpiarle la nariz y vigilar su respiración para que se encuentren sus vías respiratorias completamente libres.
  7. Una pequeña luz. Puedes dejar una pequeña luz encendida en la habitación del pequeño. Así será mucho más cómodo atenderlo y él también podrá ver si alrededor.
  8. Rutina antes de dormir. Como comentábamos antes es bueno establecer una rutina antes de dormir. Un baño calentito, una nana, un masaje, una canción…
  9. Duerme en la misma habitación. Durante los primeros meses puede dormir con vosotros, en la misma habitación, en su cuna. De esta forma podréis atenderlo más fácilmente y no tendréis riesgo de moverlo.
  10. Arrúllalo y balancéalo. El balanceo y el arrullarlos suele gustarles mucho para conciliar el sueño y sentirse más cómodos.

pié-de-bebé-y-mano

Ahora que ya conoces cuáles son las 10 cosas que debes evitar y los 10 consejos que puedes implementar, ¡solo tienes que ponerlo en práctica! Estamos seguros de que serás una estupenda mamá o un estupendo papá. Si tienes cualquier duda o sugerencia puedes dejarnos un comentario. Y, si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con otras familias!

Te gusto el articulo?
Share on pinterest
Share on Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Raquel Graña

Raquel Graña

Raquel Graña. Psicóloga, sexóloga y coach educativa. Referente en relaciones afectivas saludables (con uno de los mayores canales de YouTube en este ámbito: Íntimas Conexiones)

Dejar un comentario