11 Formas de inducir, provocar o adelantar tu Menstruación

Muchas mujeres queremos conocer nuestros cuerpos y su funcionamiento. Esto nos permite tener una mayor consciencia para organizar nuestros ciclos en función de nuestras necesidades. Si bien estás planificando alguna actividad, en la que sientes que no quisieras estar menstruando; tanto como si estás deseando aprovechar una ocasión para conectar con tu ciclo en otra lunación, aquí compartimos herramientas que pueden ayudarte a apurar ciertos procesos de tu cuerpo.

La primera preocupación que tenemos las mujeres cuando no nos viene la regla, es que podamos estar embarazadas, claramente, siempre que tengamos una vida sexualmente activa. Desde la antigüedad, las mujeres han usado diversos métodos para inducir el periodo con un objetivo claro: asegurarse de que no están embarazadas, es decir, como mecanismo para interrumpir cualquier proceso de fecundación que haya podido ocurrir -o del que tengamos sospechas-. Lo hacían las 24 horas siguientes de la relación sexual, algo así como la actual píldora del día después.

Sin embargo, las razones para inducir el periodo y las formas que mejor se adapten, dependen de cada mujer.

Riesgos de inducir el periodo durante un posible embarazo:

copa-menstrual-y-tampón

Cuando menstruamos significa que hemos ovulado y ese óvulo no ha sido fecundado. Por eso, el sangrado, es el síntoma de que nos encontramos en fase menstrual y no nos hemos embarazado. Si vemos que no ha habido sangrado en un ciclo de más de 40 días, es posible que haya un embarazo, aunque esto dependerá del ciclo de cada mujer. Hay mujeres que pueden tener ciclos muy cortos o muy largos.

La duración de los ciclos depende de muchos factores, entre los cuales podemos mencionar: estrés, ovarios poliquísticos, sobrepeso, enfermedades, etc.

Ingerir alimentos o sustancias con propiedades emenagogas, es decir, que estimulan las contracciones en tu útero pudiendo acelerar el mecanismo de sangramiento, debido a que estimulan el flujo sanguíneo hacia el área de la pelvis y el útero, son consideradas abortivas.

Por tu seguridad y la de tu bebé, evalúa bien las posibilidades y no acudas a estas recomendaciones si estás embarazada o lo sospechas.

¿Cómo hacer que te baje la regla de inmediato si se retrasa?

pildoras-anticonceptivas

Si se retrasa significa que no estás tomando ninguna píldora para tu control de natalidad. Es decir, que tienes ciclos normales, lo cual no significa que sean exactos. Aunque sean considerados regulares, siempre habrá un margen de algunos días que no deben ser motivo de preocupación, así como también puede que seas muy puntual y que cada 25, 28, 30, 31 ó más días te venga.

Si bien hay actividades físicas que pueden ayudar a desencadenar el periodo, hay un trasfondo hormonal y emocional que también influye.

Cuando tomas píldoras anticonceptivas, el simple hecho de dejar de tomarlas hace que nos venga la menstruación, lo cual es bastante cómodo para muchas mujeres que quieren menstruar antes. Si quieren menstruar después, sólo siguen tomando las píldoras, y las hormonas harán su trabajo.

Cuando no tomas ningún tipo de anticonceptivo hormonal, puedes intentar estimular que te baje haciendo algunas cosas, y recibir en la noche -ojalá-, la visita de la dama roja. No obstante, cada cuerpo es diferente y no hay una fórmula mágica para que te baje en periodos estrictos de tiempo o para inducir la regla durante la noche; o inducir la menstruación en un día, o hacer que te baje el periodo en una hora.

Así que, lo mejor es que te lo tomes con calma, ya que el estrés puede ser un arma de doble filo cuando de menstruar se trata.  Hay reacciones que toman más tiempo que otras porque cada cuerpo procesa de forma distinta.

Alimentos para inducir la menstruación:

vegetales

La forma en la nos alimentamos puede corregir cosas a niveles profundos. Se recomiendan alimentos ricos en betacaroteno. Otros, tienen efectos emenagogos, puesto que estimulan al útero, mediante contracciones que podrán provocar el sangrado menstrual. La regla es la descamación del endometrio que se había engrosado durante la ovulación para poder recibir, implantar y nutrir al óvulo fecundado. Al no haber fecundación, el tejido endometrial se desprende y sale por la vagina durante 1 a 7 días. Esa es nuestra regla, y estos alimentos podrían ayudarte en el proceso:

Lo primero es reducir los alimentos procesados y alimentos con sal y sodio ya que al retener líquido no ayudan al flujo que queremos activar.

Busca fuentes de alimentos ricos en hierro y vitamina C: espinacas, duraznos, zanahorias, papaya, albaricoques. Los huevos (especialmente la yema) ayudan a mantener los niveles de hierro y a recuperar la hemoglobina en los glóbulos rojos.

Perejil, legendario emenagogo que en su versión de aceite esencial puede ser tóxico por sus componentes miristicina, apiol, xantotoxina y bergapteno. La mejor forma de ingerirlo es en infusión y fresco.

Gengibre, rico en hierro, fósforo y vitaminas con propiedades antiinflamatorias entre muchas otras.

Cúrcuma, promueve la circulación. Va bien en comidas calientes o en infusión.

Canela, clásica estimulante del útero. Aromática como ella sola va bien en una infusión poderosa que puedes hacer con jengibre+canela+limón+cúrcuma+miel.

Recuerda que tu cuerpo es sabio y debemos aprender a escucharlo y cuidarlo de forma natural. Sin embargo, no todo lo que es natural es bueno aunque suene contradictorio, como decía Paracelso: “Nada es veneno. Todo es veneno. El veneno está en la dosis”.

Puedes tener una dieta muy sana -en apariencia- porque ingieres alimentos naturales, pero al exagerar en la dosificación -de lo que sea-, es contraproducente para la salud.

El equilibrio no es fácil, y el ciclo menstrual es la primera prueba de equilibrio y armonía con nuestros cuerpos. Aunque cada ciclo es perfecto dentro de sus propias características, siempre podemos contribuir y trabajar en equipo mente-cuerpo y espíritu.

Somos una máquina perfecta que combina mecanismos físicos y bioquímicos. Comprendiendo estos niveles de interacción podemos colaborar con nuestros diversos procesos vitales.

De momento, estas recomendaciones pueden ayudarte a conectar y favorecer el proceso menstrual. Preferiblemente, intenta aplicarlas en conjunto.

1. Reduce el estrés:

mujer-leyendo-un-libro

El estrés es la principal causa de que la regla se anticipe o se atrase. Intenta lograr que tu útero se relaje y que libere las tensiones para ayudar a que se desencadene la menstruación.

Toma tiempo para ti, para descansar, para hacer lo que te gusta y despejar tu mente de preocupaciones y llenarte de acciones positivas para contigo.

2. Consume Vitamina C:

La vitamina C eleva los niveles de estrógeno y baja los niveles de progesterona, esto genera que el útero se contraiga y que el sangramiento ocurra por deprivación de la progesterona del útero. Importante ingerirla siempre con abundante agua para evitar efectos adversos.

 

3. Haz ejercicio:

zapatos-deportivos

Cuando tu cuerpo se ejercita bombea sangre más fuerte y rápidamente. Esto favorece los estímulos para la llegada de tu ciclo. Importante no abusar de este recurso, ya que un exceso de ejercicio puede ser interpretado por tu cuerpo como estrés.

4. Observa tu dieta:

Inducir el periodo, implica tomar consciencia también de cómo funciona tu cuerpo, y la red compleja de elementos que trabajan, para que todos estos procesos biológicos, ocurran en tu cuerpo. No se trata únicamente de comer algo y listo. No es magia. Cada cosa que entra en tu organismo desencadena una respuesta, y según las respuestas que estés buscando, podrás manipular ciertos mecanismos de tu cuerpo. Claramente, implica tener una sana conexión con nuestros cuerpos, con confianza en ellos y un gran respeto.

Bajar la sal o el sodio es esencial, ya que la retención de líquido producida por altos niveles de sodio son un factor que podría obstaculizar la correcta circulación que deseamos para la menstruación.

5. Té con hierbas estimulantes:

té-caliente

Conocer las propiedad de algunas hierbas te puede ayudar a comprender el efecto que tienen sobre tu sistema nervioso y digestivo favoreciendo la menstruación o apaciguándola.

Hierbas emenagogas:

Nivel alto: Ruda, Ajenjo, Salvia, Tanaceto, Regaliz, Angélica, Artemisa.

Nivel medio: Azafrán, Hiperico, Milenrama.

Nivel bajo: Perejil, Manzanilla, Caléndula, Romero, Tomillo, Gengibre, Hinojo, Hamamelis.

Otras: Dong Quai, Té verde, Frambuesa, Canela.

Durante la noche, nuestro cuerpo pasa a un estado de relajación que favorece la llegada de la menstruación, además, al estar acostadas, calentamos la zona abdominal y renal, lo cual ayuda a mantener la zona del vientre en calor. Se recomienda ingerir infusiones durante la noche antes de ir a dormir.

6. Ten sexo:

Al tener sexo estás estimulando directamente los músculos de tu vagina y útero. Si tienes orgamos ¡mejor! Así, liberarás mucha oxitocina, lo cual te ayudará a nivel hormonal para tener contracciones en tu útero y sentirte muy relajada, lo cual favorece también la -posible- llegada del periodo. Mecánicamente, la penetración favorece la estimulación del cérvix.

7. Aplica calor local:

Las compresas o bolsas de calor sobre el vientre son un clásico para aliviar el dolor por las propiedades analgésicas del calor, sin embargo, el calor también es vasodilatador lo cual favorece la circulación de la sangre. A través de la sangre se disipa el calor y se termorregula el organismo. Aplicando calor en tu vientre, ayudarás a transmitir ese calor externo hacia tu útero.

8. Toma un baño caliente:

mujer-tomando-un-baño

Si lo que se busca es propiciar la relajación, ¿hay acaso algo mejor que un buen baño de agua caliente? El calor hace que tus poros se dilaten, que el umbral del dolor aumente por su intercepción en la receptividad del estímulo a nivel celular. Si ya el calor -de por sí- es positivo, imagina combinado con el agua, otro potente elemento a implementar.

9. Baños de asiento:

Los baños de asiento son una excelente idea para que el vapor actúe directamente hacia tu vagina. Son los efectos del agua caliente en forma de vapor; diferentes estados de la materia a favor de la relajación de tu vagina, y desde allí hacia tu cérvix y útero.

Algunas ramas que pueden añadirse al agua para hacer el baño de vapor son: cola de caballo (regenadora, astringente, calmante), diente de león (es un suave laxante y mejora la pureza de la sangre).

10. Sigue la luna:

Muchas veces entrar en sintonía con las fases de la luna y los arquetipos en nosotras nos ayuda sintonizar a niveles más profundos con los ritmos de los ciclos de nuestra feminidad. Algunos estudios revelan que las mujeres menstrúan en luna nueva o llena. La luna impacta gravitacionalmente, siendo nuestros cuerpos 70% agua, sin duda nuestras “mareas internas” también perciben esta fuerza y suben o bajan. Obsérvate y conéctate.

11. Conecta con tu red de mujeres:

mujeres-acostadas-en-césped

Las mujeres podemos entrar en una dinámica bioquímica unas con otras, y los ciclos menstruales parecen acoplarse cuando hay cercanía (al convivir, mucho más). Esto pareciera un mecanismo estupendo del cuerpo buscando armonizar los ciclos de la vida, y hacerlo acompañadas unas con otras. Nada mejor que vivir tus procesos sostenida y en compañía de mujeres que te comprenden, porque saben lo que estás viviendo.

Te gusto el articulo?
Share on pinterest
Share on Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Cecilia Salazar

Cecilia Salazar

@mamamistica
Mamá de 3 varones.
Investigadora especializada en temas de embarazo y educación perinatal.
Doula.
Promotora de Lactancia Materna.

Dejar un comentario